Lunes, 15 Agosto, 2011 - 09:20

Gobierno presentó el censo que refleja la situación de las personas con discapacidad en Chaco

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

La Secretaría de Planificación y Evaluación de Resultados difundió los principales indicadores del Primer Censo Provincial de Discapacidad. La información completa será presentada en el Primer Congreso Nacional e Internacional de Discapacidad, que se desarrollará en Resistencia.

La Secretaría de Planificación y Evaluación de Resultados difundió los principales indicadores del Primer Censo Provincial de Discapacidad, del que participaron 40.888 personas con discapacidad, 66.574 personas convivientes sin discapacidad, conformando un total de 107.462 personas respecto de las cuales se requirió información.



En primer lugar, el censo reveló que las personas con y sin discapacidad censadas habitan en 31.456 viviendas, de las cuales un 28,6% están a menos de 500 metros del Centro de Salud, Hospital o Sanatorio más cercano, en tanto que el 31,9% se encuentra entre 500 a 1.000 metros y el 37,9 %, a más de 1.000 metros.



En cuanto a la distancia entre estas viviendas y las escuelas, se registró un 40,7% de viviendas a una distancia menor a 500 metros de la Escuela Primaria Común/EGB más cercana, en tanto que el 31,2% se encuentra entre 500 a 1.000 metros y el 26,7 %, a más de 1.000 metros. En este sentido, se observa una mejor distribución geográfica de la educación común respecto de los servicios de salud.



Por otra parte, si se considera la distancia de las viviendas a la Escuela de Educación Especial más cercana, el 7,3% informó que se encuentra a menos de 500 metros, el 12,3% está entre 500 a 1.000 metros y el 73,7% se ubica a más de 1.000 metros. Esto implicaría que, si se prestara el servicio de educación especial en las escuelas de educación común, se estaría frente a una distribución más equitativa de dichos servicios.



Respecto al tipo de vivienda que habita la población censada, los resultados obtenidos dan cuenta de que un 35,8% corresponde a casas tipo A, o sea, viviendas de tipo “conveniente”, en tanto que el 42,6% son casas tipo B, es decir, viviendas que reúnen al menos uno de las siguientes condiciones: no tiene provisión de agua por cañería dentro de la vivienda, no dispone de retrete con descarga de agua, tiene piso de tierra o de otro material que no sea cerámica, baldosa, mosaico, madera, plástico, cemento o ladrillo fijo. Así también el 13,7% se corresponde con ranchos, el 4,2% casillas, el 1,2% departamentos y el 2,4% otros tipos de viviendas.



Un dato importante para la definición de políticas orientas a mejorar las condiciones de esta población, es que el 32,7% de los hogares en los que habitan personas con discapacidad, son hogares NBI. Es decir, que reúnen al menos una de las siguientes condiciones: hacinamiento (más de tres personas por cuarto); vivienda (hogares que habitan en una vivienda de tipo inconveniente); condiciones sanitarias (hogares que no tuvieran ningún tipo de retrete); asistencia escolar (hogares que tuvieran algún niño en edad escolar y que no asistieran a la escuela, capacidad de subsistencia, (hogares que tuvieran 4 o más personas por miembro ocupado y cuyo jefe de hogar no haya completado el tercer grado de escolaridad primaria).





TASAS DE MERCADO LABORAL

Las variables de ocupación requeridas a las personas censadas permitieron elaborar las tasas básicas del mercado laboral. No obstante, se aclaró que, por tratarse de un indicador muy sensible, se obtuvo un alto nivel de no respuesta que puede obedecer al temor de perder determinados beneficios o a no conseguirlos en el caso en que se estén tramitando. En tal sentido, la no respuesta se dedujo de manera tal que no influyera en los indicadores.



En cuanto a los resultados, cabe destacar en primer lugar, que de las personas con discapacidad de 14 años y más, el 73,3% declaró no poder trabajar en razón de su discapacidad. Para la población restante, aquella cuya discapacidad le permite trabajar, la tasa de actividad es del 13,8%; la de empleo es de 13,3%; la desocupación es del 3,7%. Estos indicadores establecen la necesidad de analizar profundamente las políticas de inserción laboral de las personas con discapacidad, orientadas tanto al empleo abierto y competitivo, como las que hacen al empleo cerrado o protegido.



TIPOS DE DISCAPACIDAD

La distribución porcentual de la población con discapacidad censada por tipo de discapacidad refleja que el 17,9% se corresponde con discapacidad visual, el 8% del habla, el 7,1% auditiva, el 20,1% motora, el 15,4% visceral, el 14,3% mental y el 17,0% otras discapacidades. En esta primera distribución porcentual del tipo de discapacidad debe tenerse en cuenta que no se ha clasificado las discapacidades múltiples, es decir son aquellas personas que presentan más de un tipo de discapacidad.



Si se consideran las discapacidades múltiples, los guarismos que arroja la distribución porcentual por tipo de discapacidad son los siguientes: visual 4,3%, del habla 1,2%, auditiva 0,7%, motora 7,3%, visceral 4,3%, mental 3,9%, múltiples 74,5% y otras 3,7%. Esto implica que en su mayoría la temática de la discapacidad deberá ser abordada en forma conjunta para los diferentes tipos de discapacidades ya que éstas confluyen mayoritariamente en forma simultánea.



De las otras patologías relevadas que provocan discapacidad se obtuvieron los siguientes números: 3,4% celiaquía, 0,7% lupus, 1,1% esclerosis múltiple, 14,0% artritis reumatoide, 3,9% obesidad, 4,1% cáncer, 15,1% diabetes, 15,2% mal de Chagas, 10,1 hipertensión arterial, 8,0% artrosis y el 24,4% otros síndromes entre los que se incluyen el HIV.