Domingo, 14 Agosto, 2011 - 18:26

Probablemente quedarán 9 boletas para las generales
En la provincia de Buenos Aires, Scioli fue el candidato más votado

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

Mientras el actual gobernador del distrito más habitado del país ya se consolidó en el primer puesto, Proyecto Sur y el Frente de Izquierda, entre otros, aguardan saber si lograrán superar el piso de 1,5% de los votos para participar en octubre. Se estima que serán nueve o menos, las boletas que llegarán a las elecciones de octubre.


Cerradas las primeras elecciones primarias, abiertas, simultáneas y obligatorias de la historia argentina, los diez candidatos a la gobernación de la provincia de Buenos Aires aguardan en sus respectivas sedes de campaña a que comiencen a divulgarse los primeros resultados, que definirán quiénes de ellos podrán participar en los comicios generales.



 



En las próximas elecciones del 23 de octubre competirán, como máximo, nueve postulantes, debido a que el actual gobernador Daniel Scioli o el intendente de José C. Paz, Mario Ishii, resultará eliminado en la contienda que los enfrentó para ser el candidato del Frente para la Victoria para el máximo puesto de la provincia.



 



Si bien no competirá con ningún candidato dentro de la Unión para el Desarrollo Social, Francisco de Narváez aspira a superar o al menos acercarse al monto de votos del kirchnerismo para así postularse como principal alternativa a la actual fuerza de gobierno de cara a las elecciones de octubre.



 



Es probable que sean menos de nueve las boletas que figuren en la mesa de los siguientes comicios, debido a que no todos los candidatos podrán superar el piso mínimo de 1,5% de los votos emitidos en la Provincia a fin de quedar habilitados para competir en octubre.



 



Por su parte, Martín Sabbatella, quien acompaña con una lista de adhesión a la candidatura de la presidente Cristina Kirchner, y Margarita Stolbizer, por el Frente Amplio Progresista, sueñan con dar la sorpresa y saltar al segundo o tercer puesto.



 



Peleando por alcanzar el número, que se estima que rondará los 200.000 sufragios, se encuentran José Montes, candidato del Frente de Izquierda, y Mario Cafiero, de Proyecto Sur. Si bien un poco más desahogados, postulantes como Eduardo Amadeo, del Frente Popular, o Juan Carlos Morán, de la Coalición Cívica, también estarán pendientes de alcanzar esa cifra.



 



Un caso particular es del aspirante de Compromiso Federal, el ex presidente Adolfo Rodríguez Saá, cuya candidatura la Junta Electoral bonaerense decidió invalidar porque el puntano se presentó como candidato a senador por la provincia de San Luis. Si bien sus boletas estarán presentes en las mesas, la Justicia deberá ratificar o rectificar si se le permite ir al proceso electoral de octubre.



 



De acuerdo con estimaciones del Ministerio del Interior de la Nación, responsable del escrutinio, los primeros guarismos se conocerán pasadas las 21. Sin embargo, debido a que la provincia de Buenos Aires fue uno de los territorios con más boletas en las mesas, sus resultados serán de los últimos en cargarse.



 



Probablemente quedarán 9 boletas para las generales



 



En la provincia de Buenos Aires, Scioli fue el candidato más votado



 



Mientras el actual gobernador del distrito más habitado del país ya se consolidó en el primer puesto, Proyecto Sur y el Frente de Izquierda, entre otros, aguardan saber si lograrán superar el piso de 1,5% de los votos para participar en octubre.



 



Cerradas las primeras elecciones primarias, abiertas, simultáneas y obligatorias de la historia argentina, los diez candidatos a la gobernación de la provincia de Buenos Aires aguardan en sus respectivas sedes de campaña a que comiencen a divulgarse los primeros resultados, que definirán quiénes de ellos podrán participar en los comicios generales.



 



En las próximas elecciones del 23 de octubre competirán, como máximo, nueve postulantes, debido a que el actual gobernador Daniel Scioli o el intendente de José C. Paz, Mario Ishii, resultará eliminado en la contienda que los enfrentó para ser el candidato del Frente para la Victoria para el máximo puesto de la provincia.



 



Si bien no competirá con ningún candidato dentro de la Unión para el Desarrollo Social, Francisco de Narváez aspira a superar o al menos acercarse al monto de votos del kirchnerismo para así postularse como principal alternativa a la actual fuerza de gobierno de cara a las elecciones de octubre.



 



Es probable que sean menos de nueve las boletas que figuren en la mesa de los siguientes comicios, debido a que no todos los candidatos podrán superar el piso mínimo de 1,5% de los votos emitidos en la Provincia a fin de quedar habilitados para competir en octubre.



 



Por su parte, Martín Sabbatella, quien acompaña con una lista de adhesión a la candidatura de la presidente Cristina Kirchner, y Margarita Stolbizer, por el Frente Amplio Progresista, sueñan con dar la sorpresa y saltar al segundo o tercer puesto.



 



Peleando por alcanzar el número, que se estima que rondará los 200.000 sufragios, se encuentran José Montes, candidato del Frente de Izquierda, y Mario Cafiero, de Proyecto Sur. Si bien un poco más desahogados, postulantes como Eduardo Amadeo, del Frente Popular, o Juan Carlos Morán, de la Coalición Cívica, también estarán pendientes de alcanzar esa cifra.



 



Un caso particular es del aspirante de Compromiso Federal, el ex presidente Adolfo Rodríguez Saá, cuya candidatura la Junta Electoral bonaerense decidió invalidar porque el puntano se presentó como candidato a senador por la provincia de San Luis. Si bien sus boletas estarán presentes en las mesas, la Justicia deberá ratificar o rectificar si se le permite ir al proceso electoral de octubre.



 



De acuerdo con estimaciones del Ministerio del Interior de la Nación, responsable del escrutinio, los primeros guarismos se conocerán pasadas las 21. Sin embargo, debido a que la provincia de Buenos Aires fue uno de los territorios con más boletas en las mesas, sus resultados serán de los últimos en cargarse.