Sábado, 13 Agosto, 2011 - 17:37

Crimen de las francesas: publicaron fotos de los acusados

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

De los siete detenidos por el caso, cinco pertenecen a un mismo grupo familiar. Dos de ellos son los principales acusados de los homicidios. Hallaron otro plomo en la Quebrada de San Lorenzo

El círculo de sospechosos por el doble crimen de las turistas francesas comenzó a cerrarse. Desde que el sábado pasado el fiscal anunció la detención de los principales actores del hecho, la causa ingresó en una etapa crucial: la de las pruebas de cargo que en los próximos días sostendrán la acusación final del juez de instrucción Martín Pérez.



Por lo pronto, el expediente revela los nombres de siete personas –cinco de ellos integrantes de un mismo grupo familiar– que tienen distintos grados de participación en los asesinatos de Houria Moumni, de 24 años, y Cassandre Bouvier, de 29.



En el borrador de los investigadores tres de los siete nombres aparecen subrayados: Gustavo Lasi, Daniel Vilte y Santos Clemente Vera. A los tres los ubican en la escena del crimen, aunque por el momento nadie se anima a soltar qué rol cumplió cada uno en el caso,

Gustavo figura como el sospechoso favorito. Es uno de los personajes centrales, sobre todo porque su detención motivó también las de su novia, su cuñado y su papá, quienes en principio habrían colaborado con él ocultando evidencias.



Este guía ocasional de la Quebrada de 24 años está directamente vinculado con el hallazgo de la cámara de fotos y el teléfono celular de unas de las víctimas, secuestrados en un allanamiento realizado en la casa de su pareja, María Fernanda Cañizares.



Fernanda declaró en la semana y se desligó del caso y la imputación. Dijo que la cámara y el teléfono se los había regalado su novio, quien supuestamente le contó que se los encontró en distintos lugares: la cámara de fotos en una sandwichería de San Lorenzo y el celular en una estación de servicio. Lo que se dice un tipo con mucha suerte.



Siguiendo la pista de Gustavo, la Policía también puso en la mira a su padre: Walter Lasi, un hombre de 42 años con antecedentes por cuatrerismo y que también fue detenido el sábado de la semana pasada. Lo que se sospecha es que intentó deshacerse de la carabina 22 que fue hallada en la casa del patrón de Omar Darío Ramos, el guía de turismo que también está preso.



Según Ramos, Walter se presentó en su casa y le pidió una “gauchada”: que le guarde una bolsa arpillera. Adentro estaba escondida el arma que esta semana fue peritada con los plomos extraídos del cuerpo de Cassandre Bouvier, y que terminó arrojando resultado positivo.



De todos modos, los investigadores dudan de Ramos por una sencilla razón: es el hombre que dijo haber visto a un misterioso joven de 16 años en los momentos previos a la desaparición de las turistas y el guía que supuestamente intentó desviar el rumbo de los rastrillajes.

Lo llamativo es que en el pueblo pocos creen que la familia Lasi pueda tener vinculación con el caso. Según dijo un empleado de la agencia Turismo San Lorenzo –que habitualmente realiza excursiones a la quebrada de San Lorenzo– Walter y su hijo son “incapaces de participar en un caso semejante”.



Otro de los principales acusados que aparece en el borrador es Daniel Vilte, el albañil de 22 años y primo de Gustavo Lasi. A Daniel lo detuvieron el martes 2 de agosto porque supuestamente estuvo ofreciendo el arma que habría sido utilizada en los asesinatos.



Santos Clemente Vera, un jardinero de 37 años, también figura entre los más complicados. En su casa hallaron el estuche de una cámara de fotos, un machete y una herramienta de trabajo. Los investigadores también lo ubican en la Quebrada de San Lorenzo a la hora del crimen, aunque en su declaración –fue indagado el martes pasado– planteó una buena coartada: dijo que “no estuvo en la Quebrada entre los días 15 y 18 de julio” porque para esa fecha viajó a la localidad de La Ciénaga para participar de una jineteada que se llevó a cabo el domingo 17 de julio. “Es un gaucho de la zona que hace trabajos rurales. Trabaja en una casa de familia donde también realiza tareas de jardinería”, lo describió un conocido.



De los siete detenidos que tiene el caso, tres aparecen con un rol activo y el resto como actores secundarios. Federico Cañizares, el aspirante a policía de 23 años y hermano de María Fernanda, es el menos complicado de todos pero todavía continúa preso.

Lo detuvieron por encontrarse en el lugar equivocado: estaba en la casa donde la Policía halló el celular y la cámara de fotos de una de las víctimas.

Sobre el móvil, todo indicaría que los agresores actuaron con el objetivo de violarlas y que todo se les fue de las manos.



HALLAN OTRO PLOMO

Los investigadores regresaron a la escena del crimen y encontraron un nuevo elemento de prueba: otro plomo que fue hallado a unos metros del lugar donde aparecieron los cuerpos y que planteó un escenario impensado.



Según fuentes judiciales consultadas, el hallazgo permitiría pensar que las víctimas fueron asesinadas en otro lugar y trasladadas hasta el mirador para desviar la investigación. Además, las pesquisas dijeron que los homicidas hayan modificado la escena para complicar la investigación.