Miércoles, 10 Agosto, 2011 - 22:00

Se le disparó sin querer y en el peor lugar

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

Un desafortunado habitante de Arizona, Estados Unidos, protagonizó un hecho de lo más inusual. Joshua Seto de 27 años iba caminando muy tranquilo con su novia de la mano y su arma calzada en el cinturón del pantalón. La cosa es que se le disparó con la suerte malsana de que la bala le atravesara el pene y fuera a parar a su pierna izquierda. Obvio, la pierna es lo de menos.

Después de eso la prensa le perdió el rastro: no se supo si su arma tenía o no puesto el seguro. Ni tampoco si sufrió daños permanentes o si podrá recuperarse. Una historia aleccionadora, sin lugar a dudas.