Miércoles, 10 Agosto, 2011 - 17:58

El caso de las francesas está casi resuelto: ya se conocen los hechos, solo faltan los resultados de ADN

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

Tres sujetos intentaron someter a las francesas que se resistieron, luego las violaron y las mataron. Hay suficientes pruebas de ADN en el cuerpo de las víctimas para identificar a los agresores. Entre los seis detenidos se contarían los tres culpables.





El 15 de julio de 2011, las turistas y estudiantes francesas Cassandre Bouvier y Houria Mounmi ingresaron a la reserva natural Quebrada de San Lorenzo, en la provincia de Salta, lugar donde sus cadáveres fueron hallados dos semanas después, el 29 de julio.



La quebrada es un predio con más de 2000 hectáreas que se encuentra a 15 minutos del hostal en donde se hospedaban las turistas. Según se informa oficialmente en su página web, la reserva cuenta con 3 kilómetros de senderos "autoguiados", por lo que las jóvenes francesas no necesitaron de la asistencia de un profesional para recorrer el lugar.



Entre los importantes hallazgos, los investigadores encontraron el arma homicida (una carabina 22 mm), un teléfono celular, una cámara fotográfica y una prueba imborrable en las propias victimas: restos de ADN.



Como dicen los médicos forenses y especialistas en criminología, "el cuerpo de la víctima habla". Piel debajo de las uñas de una de las ultimadas, cabello del agresor en el puño de la otra y restos de semen son las señales que los asesinos dejaron y sólo resta esperar los resultados de las pruebas de ADN para ubicar a cada uno de los detenidos en el lugar exacto que ocupó durante el abuso y en el crimen.



"Las víctimas tenían lesiones lineales marcadas como rayones, pero no cortantes, en la espalda y en la cola. Incluso, el corpiño de una de ellas aparece cortado con un elemento filoso. Y presumimos que es difícil poder romper un pantalón con las manos", precisó el juez de Instrucción Martín Pérez, que entiende la causa .



La cámara de fotos de una de las víctimas fue encontrada en manos de uno de los detenidos: "Los investigadores recuperaron tres fotos de la cámara confiscada, que estaba en poder de la única mujer detenida, y sitúa al ataque el 15 de julio, a las 18:53", afirmó una de las fuentes de la investigación.



Luego de haber asesinado a las turistas, los criminales realizaron al menos una llamada con el teléfono celular de una de las víctimas y le cambiaron el chip original por el de uno de los detenidos. Esta prueba es las más contundente en contra de los sospechados y la que permitiría el esclarecimiento del doble crimen.



Exactamente veintitrés minutos después del último registro fotográfico (18:53) de la cámara que pertenecía a las turistas se registró la activación del celular (19:15).







Desde la violación al asesinato: cómo fue el crimen de las turistas



Según detalles proporcionados por fuentes ligadas a la investigación, encabezada por el juez de Instrucción Formal 1, Martín Pérez, dos horas y media después de que ingresaran al paseo de la quebrada de San Lorenzo, las francesas habrían sido observadas por al menos tres de los acusados con la intención de someterlas sexualmente.



Habría sido la resistencia de las jóvenes lo que transformaron los forcejeos en la golpiza que concluyó con la violación.



Los investigadores sostienen que durante los vejámenes se habría desatado la furia de los criminales, por lo que decidieron ejecutar a las jóvenes para evitar ser descubiertos o denunciados.



La primera en recibir el disparo habría sido Houria Moumni, quien murió de un tiro por la espalda; luego asesinaron a Cassandre Bouvier, quien murió prácticamente de rodillas, fusilada también de un balazo.



Veinte minutos después, ya con las pertenencias de las víctimas, activaron la señal telefónica delatora.







Los sospechados por el doble crimen de las turistas



Por el doble asesinato y violación están detenidos como sospechosos el empleado de una oficina de medio ambiente y guía turístico ocasional Gustavo Lasi (24) y su padre, Walter Lasi (54), además de la novia de Gustavo, la mesera María Fernanda Cañizares (24) y su hermano, el aspirante a policía Federico Cañizares (23).



También están detenidos e involucrados el albañil Daniel Vilte (23), el jardinero Santos Vera (32) y el guía turístico Omar Ramos (47).



Según el testimonio de María Fernanda Cañizares, Gustavo Lasi tenía en su poder el arma que se utilizó para el homicido y sería suyo el chip utilizado en el celular de una de las víctimas. Una vez sucedido el hecho, se la entregó a su padre, Walter, quien finalmente la derivó a Santo Vera para que la escondiera. En tanto, Daniel Vilte está siendo investigado por ser el vendedor del arma.



Fuente: Infobae