Lunes, 8 Agosto, 2011 - 16:57

El Merval cayó más del 10% y encabezó las caídas globales

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

La Bolsa retrocedió debajo de los 2.800 puntos. Wall Street cayó 5,5% y tuvo el mayor traspié del año, como reacción a la rebaja de la calificación de la deuda de los EEUU. El dólar, sin cambios y el Riesgo País superó los 700 pb.





La Bolsa porteña encabezó las pérdidas fianancieras globales, que este lunes se mostraron con toda su fuerza por el impulso de los mercados del exterior, ante los crecientes temores sobre la economía de los Estados Unidos y de varios países de la eurozona.



El índice Merval de las acciones de las empresas líderes que se cotizan en la Bolsa de Comercio de Buenos Aires cerró con un caída del 10,73%, hasta las 2.738,41 unidades, un nivel que no registraba desde octubre pasado, en sintonía con la liquidación de precios febril de los mercados en todo el mundo.



“No creo que la pronunciada baja pase necesariamente por los EEUU, sino que el mercado se está anticipando a un problema mayor con eje en Europa”, señaló el analista técnico Ariel Squeo a Infobae.com.



La merma del día es la quinta desde el inicio de la Convertibilidad (1991) y la decimotercera en toda la historia del índice. Según datos aportados por el Mercado de Valores, no se registraba una caída de magnitud similar desde el 21 de octubre de 2008 (estatización del régimen de AFJPs), cuando el Merval experimentó un retroceso del 10,99 por ciento.



“Standard & Poor's bajó la calificación a los bonos del Tesoro de los EEUU. Sin embargo, la tasa está subiendo un 8%, lo que significa que los grandes capitales se refugian en los títulos americanos”, indicó Squeo, director de ICB Argentina.



¿Por qué la caída de acciones tuvo un impacto mayor en los países emergentes como la Argentina y Brasil? “Cuando hay una mayor salida de capitales a nivel macro, los fondos de inversión 'levantan el barrilete', y lo hacen primero en emergentes”, respondió Squeo.



Por esta suerte de caída libre que se registra hace dos semanas en la renta variable a nivel internacional, el experto de ICB Argentina no descarta “algún segundo Lehman Brothers, pero en Europa, donde hay bastantes bancos en la mira”.



Todas las líderes cerraron en terreno negativo, pero las mayores caídas fueron para las acciones de Mirgor (-14,97%), Petrobras Argentina (-14,9%) y Petrobras (-13,69%).



Las consecuencias de este retroceso en el valor de los activos se refleja con claridad en los máximos registrados en los índices de volatilidad que estudian los analistas. “A nivel mundial va a haber una caída de la actividad, porque se van a elevar las primas de riesgo y el costo crediticio va a aumentar, con su impacto en la inversión y la producción”, reseñó Ariel Squeo.



Cuando los países se someten a drásticos planes de ajuste fiscales, se registra un achicamiento de sus economías, y una espiral recesiva puede retroalimentarse. En el plano regional, este escenario, patente en las economías centrales, se traducirá en una caída en las cotizaciones de las materias primas, que es el ingreso de divisas más importante para economías como la argentina.



"La crisis mundial hoy muestra un pico en cuanto a la tensión de los inversores tras la baja de calificación de los Estados Unidos", expresó Jorge Alberti, analista del portal especializado Elaccionista. Agregó que "los activos argentinos acompañaron la tendencia y replicaron el comportamiento externo. Son días de pánico".



Santiago Maggi, socio de la firma Latmark Asset Management, opinó que “el verdadero motivo porque los mercados están cayendo es que están descontando que se va a caer en una nueva recesión y eso es muy peligroso”.



“La agresividad del mercado no es aconsejable para comprar en búsqueda de oportunidades”, consignó Maggi, quien habló de una sensación de “profecía autocumplida”, porque los inversores consideran que "las acciones que hoy son baratas pueden ser aún más baratas mañana, por lo que el mercado puede seguir descendiendo".



“Preocupa que la venta masiva de acciones no tiene nada que ver con la baja de calificación de la deuda norteamericana. Hay algo detrás de todo esto que el downgrade, porque nadie tiene dudas de que los EEUU pueden pagar su deuda. Si empezamos con baja de calificación a otros países, puede ser muy grave”, explicó Maggi.



Al concluir la jornada, el Índice General de la Bolsa se ubicó en los 152.191,93 puntos, con un retroceso del 9,63%, en tanto que el Merval 25 se desplomó el 10,69%, hasta las 2.806,78 unidades.



El volumen de negocios operados en acciones totalizó 111 millones de pesos (u$s26,5 millones), con un resultado de una subida, 83 descensos y un título sin cambios en su cotización.



Escenario de "estanflación global"



Marcelo Trovato, de Pronóstico Bursátil, comentó que “es un día bastante particular, el sinceramiento del mercado local pasa a ser un hecho anecdótico después de un hecho histórico como es la rebaja de la calificación de la deuda de los EEUU”.



“El mercado se anticipa y también habrá reducción de carteras, incluso de quienes no lo necesitan”, consignó Trovato. Para la impresión del operador bursátil, la baja de la calificación para la deuda norteamericana se traducirá en una “suba de tasas en los EEUU, que impactará en el bolsillo del ciudadano norteamericano”, aunque consideró que este efecto “se licuará por la caída de los precios de los combustibles, por la caída del petróleo”.



“Las cartas en el mundo ya están echadas: la estanflación global ya se puede ver en el horizonte; es ocioso hablar de Italia, Grecia o España. Las divisas existentes no pueden reemplazar al dólar, salvo un yuan convertible, pero no es interés de China”, continuó Trovato.



“Las medidas proteccionistas en la región ya empezaron a aparecer. El escenario puede cambiar, ya que la salida de capitales en Brasil puede generar un overshooting (sobre la reacción bajista en este caso) en la moneda brasileña. Hay que estar atentos a esto”, aseveró Marcelo Trovato.



En el plano local, Trovato subrayó que “el Merval puede tener un apoyo en 2.600 puntos para un rebote de fuste en septiembre. El camino del sinceramiento está en marcha, así que a tener paciencia y mucha cautela. En el mercado argentino, los 2.500 puntos pueden contener el inicio de la etapa correctiva. El rango de compra, si el tipo de cambio se mantiene, va a estar oscilando en los 500 dólares (del Merval medido en esa divisa)”.



Standard & Poor's rebajó el viernes la calificación crediticia de los Estados Unidos a "AA+" desde "AAA", situación que se suma a los problemas de deuda de algunos países de la zona euro.



Hugo Issa, de Servente Sociedad de Bolsa, apuntó que “todo es extremadamente bordó, ya ni rojo, y lo único que se destaca es el oro. Cuando el oro sube, significa que todo lo demás baja”.



Issa comentó que “es una jornada aciaga, ya no es un 'lunes negro': esto excede ese ribete y los inversores aquí es la liquidez lo que privilegian”.



El agente de Servente indicó que “Europa tiene un corset que se llama euro, es muy difícil hacerse cargo (de la crisis fiscal), pero han vivido por encima de sus posibilidades. A veces el remedio no viene en cucharadas, sino en enema. Europa no necesita un médico clínico, sino un cirujano”.



Issa no descarta que se produzca una nueva recesión en los EEUU, uno double deep o “W” en la jerga de los economistas. “La duda es la W, y por eso está pasando lo que está pasando. Nos pone en una lenta agonía, más después de la encrucijada en la que pusieron a (Barack) Obama”, quien lleva adelante una administración con serias restricciones en el plano presupuestario.



Fuente: Infobae