Lunes, 8 Agosto, 2011 - 10:28

A mano armada robaron y encerraron a la familia de un pastor evangélico en Sáenz Peña

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

En la noche del sábado malvivientes ingresaron armados con intenciones de robo a una vivienda céntrica de Sáenz Peña. Redujeron a tres personas, los encerraron en una habitación y se llevaron electrodomésticos, dinero en efectivo y un teléfono celular. Los tres jóvenes que se encontraban en la casa del pastor evangélico Kenth Johansson y Alba Sosa de Johansson fueron reducidos por los malvivientes.

El sábado en horas de la noche entre las 23:00 se registró un robo a mano armada con privación ilegitima de la libertad en una casa familiar en la zona céntrica de Sáenz Peña, según se informó desde la Oficina de Prensa de la Policía de Sáenz Peña.



Los malvivientes se llevaron algunos electrodomésticos, dinero en efectivo y un teléfono celular, quienes casi sin ejercer violencia desde el momento que ingresaron a la vivienda donde solamente se encontraban los hijos de los propietarios y una persona mayor, exijan la entrega del dinero que había en la vivienda. Los malvivientes una vez que cometieron el hecho se retiraron del lugar, pero antes de ellos dejaron encerrados a los hijos del propietario de la vivienda quienes estaban acompañados por una tercera persona. 





EL ROBO A MANO ARMADA

Este lunes se informó que el hecho se produjo en pleno centro de la ciudad de Sáenz Peña por calle 23, propiedad de la familia constituida por Kenth Johansson y Alba Sosa de Johansson pastores evangélicos de la ciudad.



Según se pudo saber los malvivientes ingresan a la vivienda cuando uno de los jóvenes ingresaba a la vivienda tras haber escuchado un golpe. Exhibiendo un arma de fuego los dos delincuentes redujeron al joven e ingresaron al domicilio.



DiarioChaco.com supo de fuentes ligadas a la investigación que uno de los delincuentes estaba con capucha mientras que el segundo si ingresó a cara descubierta. Ambos a punta de pistola exigieron desde el primer momento todo el dinero que había en la vivienda.



Ante la negativa, los delincuentes revisaron toda la casa e insistieron que le entregara dinero, los jóvenes hicieron entrega del dinero que tenían en ese momento y los delincuentes además se llevaron algunas computadoras y un teléfono celular.



Tras el atracó los jóvenes fueron encerrados en una de las habitaciones de la vivienda y se retiraron del lugar. Cuando los jóvenes constataron que los malvivientes se habían retirado del lugar, uno de ellos logra abrir la puerta de la habitación y llaman a la policía. Afortunadamente los jóvenes no sufrieron lesiones de ningún tipo y tampoco fueron maniatados.