Domingo, 7 Agosto, 2011 - 10:53

No les gusta y no les gusta

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

En gustos no hay nada escrito. En la política los “no gustos” desagradan y enfurecen, porque no permite caprichos electorales por individuo. La política establece una cierta y determinada variedad de gustos colectivos o de grupos.

 Cuanto mayor es la grandeza de un colectivo humano más grandeza adquiere su aventura. La fiesta del Bicentenario fue un ejemplo demostrativo. En la democracia el número es importante por eso. Sería absurda e impracticable la posibilidad electoral de que cada uno tenga su propio gusto; su candidato.



Por eso el surtido está restringido; como en una heladería el de los gustos de helados. Después de las Primarias se verá cuántos pocos que alborotan como si fueran multitudes, se quedarán sin gustadores.



Lo que se está dando hoy, brutalmente, es la reacción asqueada de los grandes medios dominantes y de los periodistas de esos medios- sean gráficos, audiovisuales, informáticos, o conspirativos- que coinciden en tenerle asco al kirchnerismo. No lo tragan. No les gusta. Se han brotado y los une todo lo que tenga que ver contra el kirchnerismo.



Paradójicamente, por más repugnancia que los repugne hacia otros antikirchneristas, se la aguantan con tal de coincidir en el mismo sentido de repugnancia. Confluyen en su asco como si sintieran placer de sentirlo y lo transfieren a los lectores, oyentes y telespectadores.



Los influyen, contagian e instigan. Y consiguen algunos resultados. Atacan desde todos los ángulos: son capaces de convertir en nublado un día de sol; de demonizar al funcionario más honrado; de culpabilizar al gobierno nacional de la muerte de un bebé que murió por causas naturales; de agitar a un pueblo para que rompa todo y después denunciar el caos y atribuírselo al Estado; ante el cálido abrazo que unió en Brasil a Dilma y a Cristina inventan que es un abrazo diplomático; o lo ignoran; y si nos comparan a Chile o a Uruguay, nos descienden con gusto; o desean, relamiéndose con la sonrisa de los tantos “Redrados” mediáticos , que si Estados Unidos acelera su crisis sería bueno que arrastrara en su caída a la Argentina.



Es la oposición más irracional que haya habido en la historia. Es la más grande porque cuenta con la dominante artillería mediática heredada de las peores épocas, y que es tan poderosa que cualquier acción golpista. Actualmente los grandes medios y sus periodistas más notorios tienen una actitud destituyente, que está cínicamente sostenida por una falsa actitud constituyente.



Alentados por el éxito opositor en regiones centrales, en las cuales reinan los medios y las corporaciones, se producen reacciones triunfales que pretenden abarcar el territorio. Amplifican sus éxitos porque son los dueños de los amplificadores. Día tras día, hasta octubre, la presidenta y su gobierno deberá trabajar atravesando peligrosas filas de enemigos: tapas de diarios, títulos de noticieros, editoriales y opiniones beligerantes y acusadoras.



Y deberá confiar en que la realidad del país y sus habitantes logren salir a salvo de esa parafernalia incesante. No será fácil el voto: elegir el gusto de uno, si es un gusto que los grandes medios y los grandes periodistas rechazan y desprecian. Va estar en la convicción personal resistir la tentación de ser sustraído de uno mismo por la televisión, la radio la letra impresa opositoras.



Es curioso, se los lee y escucha en sus diatribas y a la par que se desatan contra el gobierno simulan proyectar alegría. Sueltan globos. Cantan cumbias. Aparte de la hinchada están junto a ellos los políticos atrasados, que todavía medran con el país del 2001. Sonríen pero bufan. Y están los grandes medios que los auspician. Y que siguen manipulando la realidad con el relato negro que nos hacen del país cada día.



Hasta octubre el relato será vil e increíblemente antiargentino, aunque canten el himno y repartan escarapelas. El kirchnerismo peronista no les gusta. Ni peronista ni kirchnerista. Ni “Cristinista”. Se les hará agua la boca hasta Octubre. No creo que el pueblo les dé el gusto.
Fuente: 
fuente: blog del autor.