Sábado, 6 Agosto, 2011 - 18:25

Valenzuela destacó la sentencia contra ex militares correntinos

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

El subsecretario de Derechos Humanos, José Valenzuela, resaltó la importancia histórica de la sentencia en la “Causa Goya” y aseguró que así se salda la deuda de justicia con las víctimas de los crímenes de lesa humanidad que se perpetraron durante la última dictadura militar argentina.

El subsecretario de Derechos Humanos, José Valenzuela, presenció en Goya la lectura de la sentencia histórica contra los crímenes de lesa humanidad perpetuados en esa ciudad correntina. “Las condenas se ajustaron a los crímenes por los que estaban acusados los imputados y con esto creemos que se saldó parte de la historia de Goya”, aseguró el funcionario chaqueño.



Acompañado por el subsecretario de Desarrollo Social, Sergio Soto; además de 30 ex presos políticos chaqueños y un equipo interdisciplinario de la Casa de la Memoria, Valenzuela aseguró que la jornada se tornó emotiva ante la gran cantidad de representantes de organismos de derechos humanos, movimientos sociales y medios de comunicación de todo el país que se dieron cita en el lugar, por tratarse de una causa emblemática en la provincia de Corrientes y un hecho histórico que marcó la época de los gobiernos de facto en el país.



“Creemos que con esta sentencia se dan pasos que consolidan un proceso democrático y en este sentido quiero resaltar la brillante actuación del doctor Mario Bosch, integrante del equipo de abogados querellantes en la causa”, destacó Valenzuela al valorar la condena como un hecho necesario para llevar justicia a los familiares de las víctimas de la última dictadura militar.



UNA CAUSA HISTÓRICA

El Tribunal Oral Federal de Corrientes informó que el 31 de agosto se realizará la lectura completa del fallo, con los respectivos fundamentos. La causa “Panetta”, más conocida como “Causa Goya”, fue el tercer juicio por delitos de lesa humanidad que se realizó en la provincia de Corrientes.



Cabe recordar que en el transcurso de este juicio se escuchó el testimonio de unas 60 personas, entre ellos al Premio Nobel de la Paz, Adolfo Pérez Esquivel, quien se refirió al plan sistemático represivo aplicado por el Gobierno militar. “Su visión fue fundamental”, afirmó el titular de la Asociación Memoria, Derechos Humanos y Solidaridad (ME.DE.S.H), Osmar Bello.



El juicio incluyó durante su proceso, la fuga de uno de los imputados Leopoldo Cao, que se mantuvo prófugo por dos semanas, tiempo que tuvieron que suspenderse las audiencias, hasta que fue capturado el 11 de junio por las fuerzas federales.





LA SENTENCIA

En la lectura del fallo se explicó que todos los represores imputados por delitos de lesa humanidad en la denominada “Causa Goya”, fueron condenados a 25 años de prisión por la desaparición forzada de personas, privación ilegal de la libertad y aplicación de tormentos, durante la última dictadura militar.



La pena fue dispuesta por 27 hechos de violaciones a los derechos humanos, entre ellos las desapariciones del soldado Abel Arce y de la docente y estudiante de Medicina Elida Olga Goyeneche de Sobko, además de hechos de privación ilegítima de la libertad agravados por tormentos.



La mayoría de los presos políticos eran militantes de las Ligas Agrarias, docentes y militantes de la Juventud Peronista en la zona del Departamento Goya, distante a 220 kilómetros de la capital provincial correntina, donde fueron detenidos en los años 1976 y 1977.



Los condenados son dos ex policías, Juan Antonio Obregón y Romualdo Baigorria; tres ex militares: Juan Ramón Alcoberro, Alberto Silveira Escamendi, y Norberto Leopoldo Cao, y el ex efectivo de la Prefectura Naval Luis Leónidas Lemos.



En esta causa la querella estuvo integrada por los letrados representantes de la Secretaría de Derechos Humanos de la Nación, Mario Bosch y Daniel Domínguez Henaín; del MEDEHS, Juan Rajoy y los familiares de las víctimas, quienes además de la Fiscalía, habían pedido la pena máxima de 25 años de prisión con inhabilitación absoluta y perpetua. En tanto, la defensa había solicitado la absolución para todos los imputados.