Miércoles, 3 Agosto, 2011 - 08:25

Ciberataque pone a China otra vez en la mira mundial

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

La compañía de seguridad informática McAfee reportó uno de los mayores hackeos de la historia producidos por un único servidor. El ataque afectó a más de 70 empresas y organizaciones, la mayoría de los EEUU.

Un nuevo ataque cibernético hace tambalear los cimientos de la red, marcando un hito sin precedentes: más de 70 empresas y organizaciones afectadas, entre ellas las Naciones Unidas, el Comité Olímpico, el gobierno de Hong Kong y las oficinas de la Asociated Press (AP).



La empresa de seguridad informática McAfee publicó un informe de 14 páginas este hecho luego de varios meses de observación. Y, según reveló, detrás del ataque habría un "actor estatal".



Si bien aun no confirmaron el origen del hackeo, James A.Lewis, un experto en seguridad cibernética, aseguró a Reuters que habría provenido de China.



"Esta no es la primera vez que lo hemos visto. Esto ha estado sucediendo en China desde al menos 1998. "



Dmitri Alperovitch, Vicepresidente de investigación de amenazas de McAfee, publica en el blog de la empresa: "Lo que hemos presenciado en los últimos cinco a seis años ha sido nada menos que una transferencia sin precedentes de los secretos nacionales mejor guardados (incluso desde las redes clasificadas del gobierno)".



Según describe el ejecutivo, "código fuente, bases de datos, archivos de correo electrónico, los planes de negociación y los detalles de la exploración de petróleo y subastas de campos de gas, documentos, contratos legales, configuraciones SCADA, esquemas de diseño y mucho más" ha sido robado de numerosas empresas, "en su mayoría occidentales".



Entre los afectados por esta operación, se encuentran los gobiernos de los EEUU, Taiwán, India, Corea del Sur, Vietnam y Canadá; la Asociación de Naciones del Sudeste de Asia (ASEAN, por su sigla en inglés); el Comité Olímpico Internacional (CIO); la Agencia Mundial Antidopaje; y una serie de compañías, desde contratistas de defensa a empresas de alta tecnología.



"Incluso nosotros estamos sorprendidos por la diversidad de organizaciones que han sido víctimas [de los ataques] y nos hemos quedado desconcertados por la audacia de los autores", se sinceró Alperovitch.



"Lo que está pasando con todos estos datos (...) aún es una pregunta abierta. Sin embargo, si incluso una fracción de ellos está siendo usada para construir productos más competitivos o para superar a competidores en negociaciones clave, la pérdida representa una enorme amenaza económica", añadió. 



Fuente Infobae.com