Martes, 2 Agosto, 2011 - 16:39

Ilusiones

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

Estamos sumergidos en una ilusión, donde una parte de la sociedad argentina se siente iluminada por una visión optimista de una realidad engañosa. Si bien la ilusión "es el error de los sentidos o de la mente, porque se toma lo aparente como real", surgiendo así de su misma definición, su sentido negativo: que es el error y la apariencia.

Y es en este binomio en que se encuentran el kirchnerismo en un deseo que raya la irracionalidad de creer y hacernos creer que las cosas son de una manera determinada. Usando argumentos rebuscados y mensajes engañosos, quieren demostrarnos que todo está bien y perfecto, que es la oposición la que está equivocada, que es la prensa maliciosa la que engaña. Como si fuéramos tan ciegos para caer en la trampa del inconciente colectivo en que los K encorsetados en sus mentiras, o en sus propias creencias nos intentan cautivar. Bastó ver como el domingo de ballotage porteño, la Tv Pública mostraba otra cosa, mientras el resto de los canales de aire reflejaba el triunfo de Macri.



No reconocen que están perdiendo terreno, sus acciones los perjudican, si basta leer los periódicos, que todos los días hay algo nuevo: los casos Schoklender y Jaime, el descontrol en el manejo de fondos públicos, la dilapidación en publicidad, la estafa de ANSES, los dos millones de dólares que se perdieron de la aduana y ahora se suman la evasión oficial; como también el desalojo violento en Jujuy que trajo aparejado varios muertos y heridos. El plan de radalización que fue presentado por cadena nacional y que no funciona, la digitalización de candidatos que dejan mucho que cuestionar, etc.



Encendiendo la cadena nacional entre eufóricos discursos, atiborrados de ensordecedores aplausos que cubren de emoción cada frase, pero que están acompañadas de cifras equivocadas, y éxitos amputados.



Confundiendo "el ser" con el "pertenecer" cuando dice"...orgullosos de pertenecer al país en el que ha nacido", ya que si lo que quiso resaltar es el Ser argentino que está en la esencia de nuestra condición de tal, que es algo intrínseco e innato. Mientras que "el pertenecer" es transitorio, ya que se puede pertenecer a un partido político, pertenecer a un colegio, a un club, a una empresa, a un barrio, pero no se puede pertenecer a un país, si ser de un país. Porque una persona nace en este país, se es nacional de este país, se es orgullosamente argentino, no se pertenece a la Argentina. 



Últimamente se siente que hay una triangulación de sentimientos que se desbordan en víspera de las elecciones que es: "el deseo-la necesidad-la petición" por parte de la fuerza K. El "Deseo" de alcanzar la mayoría de votos en primera vuelta, la" Necesidad" que el pueblo los apoye más allá de sus mentiras y la "Petición" de confianza hacia aquellos que ya no confían en ellos. Y que concientes de eso, se empiezan a develar en sus caras y en sus gestos.

Vemos como se ha insertado la necesidad de perpetuarse desde el mito, utilizando como un vehículo necesario de la conciencia política del momento -como lo fue y es Evita-, hoy comienza a serlo Néstor.

Fomentándose en un puente que se une a la historia, solo reconocidas en sus retazos buenos, con un encuadre que se apoyan sobre frágiles fundamentos de divinismo.



Y así, con un faraónico mausoleo, pronto a inaugurarse, se utiliza su imagen detenida en la historia inmediata, con la intensión de mover las multitudes que los conduce a traspasar con la memoria perenne en el tiempo, e idealizado más allá de toda condición, a tal punto de igualarlo a un prócer que "cambió la historia del país", para colocarlo en el escenario de las fiestas patrias. Con argumentos envueltos de emociones y voz quebrada, donde El está presente, volviendo todo en su entorno más grandilocuente, más maravilloso y fascinante.



Ese "aire venido del sur" cuya reacción se despierta desde el entorno de la Rosada fomentada por la Cámpora (que manejan los puestos mas importantes del poder), y que es sustentado por la ingenuidad de mentes subsidiadas. Se tornan más llamativo aún, desde sus cánticos acompañados con los bombos que retumban en la teatralidad de los discursos.

Pero la ilusión se va decayendo, la aparente realidad devela su verdadero rostro, la adornada esperanza se va desdorando, porque las mentiras no se pueden sostener mucho tiempo y en el cuarto oscuro el soberano decidirá su destino.



(*) Abogada