Sábado, 30 Julio, 2011 - 20:04

En América del Sur
La asunción de Humala en Perú fortalece la influencia brasileña

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

La llegada al poder del líder nacionalista Ollanta Humala a la presidencia de Perú el jueves es muestra de la influencia del modelo brasileño de gobernabilidad en la región, según la evaluación de los expertos entrevistados por la BBC.

Mientras que el modelo bolivariano del presidente venezolano Hugo Chávez parece debilitarse, gana terreno una fórmula de gestión que combina la democracia, la apertura del país al capital extranjero y la lucha contra la pobreza. El llamado Consenso de Brasilia, un término acuñado por el estadounidense Michael Shifter.



Contenido relacionadoLas razones de Humala para invocar una Constitución que no está vigente¿Podrá Humala ser el Lula de los Andes?La influencia de Brasil se hizo evidente en la campaña de Humala. En ella no escatimó elogios para el ex presidente brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva, fue asesorado por dos miembros del Partido de los Trabajadores (Luiz Favre y Garreta Valdemir), se comprometió a mantener los contratos con los inversionistas y a reforzar la democracia y repitió la consigna de que la esperanza debe vencer el miedo.



El cambio se produce después de el electorado hiciera perder a Humala en las urnas hace cuatro años, temerosos de sus propuestas de estatización y de su admiración por Chávez.



También ocurre en un momento en que las empresas brasileñas avanzan hacia el Pacífico a través de Perú, ahora también a través de la carretera transoceánica recién inaugurada, que comienza en el estado brasileño de Acre y cruza los Andes.



El ex ministro de Relaciones Exteriores de Lula, Celso Amorim, dice que "no le gusta mucho" el término de Shifter, presidente del instituto Diálogo Interamericano.





La construcción de un Cristo Redentor en Lima fue criticada como un símbolo de la exageración en la relación con Brasil. 



"Es una referencia al Consenso de Washington (paquete de políticas liberales promocionado por Estados Unidos en la década de 1990), una doctrina hegemónica. Y a nadie le gusta a la hegemonía", dijo. Sin embargo, reconoce su influencia.



"Yo creo en la difusión del modelo, pero no mejoraría la historia de éxito en la región", dice Amorim. Sin embargo, trata de evitar una confrontación con el modelo de Chávez, y señala que "Brasil respeta la pluralidad de otros gobiernos".



Sin embargo, las reacciones a la creciente influencia de Brasil no son siempre positivas. En Paraguay, los líderes campesinos llegaron a quemar la bandera de Brasil en una protesta en 2008. En Perú, la construcción de una réplica del Cristo Redentor en Lima, con fondos de la empresa constructora brasileña Odebrecht, fue señalada por los críticos como un símbolo de la exageración en la relación con Brasil.



Derecha e izquierda

Para Shifter, el Consenso de Brasilia puede ser aplicado tanto por los gobiernos de derecha como de izquierda.



"No creo que la etiqueta de centroizquierda todavía tenga un gran significado. Los gobiernos de Colombia y Chile (ambos de centroderecha) están más cerca del Consenso de Brasilia que de los bolivarianos" dice, en alusión a Bolivia, Ecuador y Nicaragua.



Históricamente ligada a Estados Unidos, Colombia también se está acercando a Brasil. La primera visita de Estado del presidente Juan Manuel Santos, el año pasado, fue a Brasilia.



"No creo que la etiqueta de centroizquierda todavía tenga un gran significado. Los gobiernos de Colombia y Chile (ambos de centroderecha) están más cerca del Consenso de Brasilia que de los bolivarianos"



Michael Shifter, Diálogo Interamericano

"Santos está tratando de combinar la gobernabilidad democrática con una reforma del Estado, con fuertes políticas sociales y, por supuesto, unrendimiento macroeconómico sólido, lo que se acerca al Consenso de Brasilia", dijo Shifter.



El gobierno de centroderecha de Sebastián Piñera, en Chile, también es visto como una continuación de la Concertación de centroizquierda.



Aunque el modelo, que considera Shifter "sostenible", ha ganado importancia en el gobierno de Lula, EE.UU. dice que la fórmula es también el resultado de las políticas del ex presidente Fernando Henrique Cardoso.



A pesar de las restricciones del término en sí mismo, el ex canciller Luiz Felipe Lampreia (que se desempeñó en el gobierno de Cardoso) y ex embajador de Brasil en Estados Unidos Rubens Barbosa también señala que la fórmula tiene su origen en el gobierno socialdemócrata.



Barbosa también señala que Uruguay ya utilizaba "las mismas políticas, preservando la democracia", incluso antes que Brasil. Los expertos también afirman que el modelo va más allá de Lula y que debe ser seguido por la presidenta Dilma Rousseff.



En el caso específico del Perú, Barbosa ve como "positivo" el comportamiento de Humala, pero aún plantea interrogantes sobre el nuevo presidente peruano.



"Humala lo hizo para ganar las elecciones, para distanciarse de Chávez", dice, y recuerda que el nuevo líder se comprometió a mantener el presidente del Banco Central y designar a un conservador para el ministerio de Hacienda. "Pero no hay certeza de que vaya a poner en práctica estas políticas", agrega.



Chávez

Aunque Shifter defina al Consenso de Brasilia como un modelo de gobierno no necesariamente ligado a la aparición de Brasil como un actor global, otros analistas, como el argentino Rosendo Fraga, ver la influencia política como parte de un proceso de liderazgo del país en América del Sur.



Según Fraga, además del debilitamiento de Argentina y el distanciamiento de Estados Unidos, otra gran referente político en la región, el presidente de Venezuela se está debilitando. "Chávez está declinando tanto a nivel nacional como regional".



Para el ex canciller Lamprea, "la influencia de Chávez pasó hace mucho tiempo, y su problema de salud refuerza esa tendencia". En medio de una aguda crisis económica y del progreso de la oposición, Chávez anunció el mes pasado que tiene cáncer, lo que despertó incertidumbre sobre el futuro político de lo que él llama la "revolución bolivariana".



El modelo brasileño también tiene ecos en América Central, donde Mauricio Funes, presidente de El Salvador, llegó al poder en 2009 con el Frente Farabundo Martí de Liberación Nacional, una antigua guerrillera izquierdista. Casado con una petista, Vanda Pignato, se comprometió a adoptar las recetas de la izquierda democrática de Brasil.



Los analistas, sin embargo, son escépticos respecto de la división de América del Sur en zonas de influencia para cada modelo, aunque citan a Chile, Colombia, Perú, Uruguay y Brasil como países abiertos a la inversión extranjera, mientras que los gobiernos de Venezuela, Bolivia y Ecuador adoptan un discurso nacionalista. Paraguay, a pesar de la influencia de la economía brasileña, tiene sus peculiaridades.



En Argentina, que celebrará elecciones este año, el analista Rosendo Fraga afirma que tanto el gobierno como yr la oposición ven con buenos ojos el modelo brasileño, pese a la amistad entre los gobiernos de Cristina y Néstor Kirchner con Chávez.