Viernes, 25 Febrero, 2011 - 08:15

EL INVIERNO DE LOS RAROS

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

En una pequeña localidad del interior del país, la mayoría de sus habitantes viven sumergidos en una rutina acostumbrada. Sucesivos días que se parecen a otros, los cuales -a su vez- se asemejan a otros, que se igualan a otros, y a otros. Un día, las vidas de seis personas empiezan a cambiar, sus comportamientos, aunque al principio, casi Imperceptiblemente.





En el invierno frío y húmedo en el corazón del interior argentino, lejos del bullicio de la vida moderna, la gente suele hacer lo que hizo ayer. En esta película bellamente filmada, el debut de micro-caleidoscopio del prometedor Guerrero sigue a seis personajes.



En un pueblo tranquilo, en medio de un invierno frío, desaliñados provincianos viven de acuerdo a una rutina fija en la que pasan los días sin pena ni gloria. Cada nuevo día es como cualquier otro, pero sin que se den cuenta algo realmente comienza a cambiar.



Ellos luchan con los conflictos que se derivan de los problemas personales del pasado, como los amores, peleas familiares, amistades y otras difíciles circunstancias de estrés emocional. Los seguimos durante tres días en una historia de meandros en los que sus vidas se cruzan en varios momentos. El joven y prometedor director argentino Rodrigo Guerrero no solo elige la estructura de mosaico popular, sino también integra los nuevos medios en su trabajo.



La banda sonora, con su pop ambiental restringida, cubre la película como una manta iPod. Las imágenes de color azul metálico son de ensueño y suave al principio, pero en el transcurso de la película el ambiente se vuelve más oscuro y sombrío.