Viernes, 22 Julio, 2011 - 11:49

De Vido: "El combustible está en los tanques de los autos"

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042

El ministro de Planificación volvió a culpar a los medios y repitió que se trata de un problema "logístico"; en Santa Fe, Eskenazi reconoció el "desabastecimiento", aunque lo relacionó con la cantidad de autos.

Colas adicionales", "campaña mediática", "aumento del parque automotor y mayor actividad agropecuaria". Las voces que buscan justificar la escasez de combustibles se multiplican. El ministro de Economía, el de Planificación o Enrique Eskenazi, el vicepresidente de YPF -la petrolera que expende 6 de cada 10 litros en el país-, manifestaron sus teorías.



En plenas vacaciones escolares de invierno, continúa la polémica y los cruces por los problemas para cargar combustibles, que ya parecen una constante. Automovilistas y transportistas sufren los faltantes con ventas limitadas por cupos, carga de productos Premium más caros, o recorriendo estaciones.



Anoche, en el programa 6,7,8, que se emite por la Televisión Pública, el ministro de Planificación Federal, Julio De Vido, volvió a justificar la escasez: afirmó que "gran parte de las reservas de combustible del país en vez de estar en los tanques de las estaciones están en los tanques de los autos", situación que "produce ese ajuste logístico". Y cuestionó las "campañas mediáticas que generan sensación de escasez, cosa que es absolutamente inexacta porque puede haber una demora, pero no falta ni va a faltar combustible".



En los últimos días, Córdoba amenazó con presentar un amparo ante la Justicia para garantizar la provisión. Como último recurso antes de hacerlo, intimó a la Nación.



Ayer, el secretario de Energía, Daniel Cameron, intentó calmar a la Asociación de Defensores del Pueblo argentinos (Adpra) con la promesa de que en las próximas semanas se normalizará el abastecimiento, y que el año próximo se elevará la producción.



En el mercado local, las petroleras se quejan de tener que vender combustibles a un precio que está por debajo del internacional: a pesar de los sucesivos aumentos que sufren los automovilistas, los combustibles son los más baratos del vecindario. Eso quitó incentivo a las inversiones en el sector, señalan los conocedores de este campo. 



Fuente: La Nación