Jueves, 21 Julio, 2011 - 17:20

Capitanich instrumenta acciones para reducir el empleo informal

Con la convicción de continuar con la reducción de índices de empleo informal, el gobernador Jorge Capitanich encabezó este jueves una reunión de trabajo con representantes del sector forestal, para delinear instrumentos que permitan regularizar a los empleados de ese sector.

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042
El régimen de corresponsabilidad gremial, así como también varios incentivos, fueron analizados con representantes de distintas organismos estatales, buscando optimizar la seguridad social de los trabajadores.



“Fue una reunión muy importante, profunda y exhaustiva”, señaló Capitanich en conferencia de prensa, acompañado del titular de la jefatura regional de la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP), Rufo Walter Benítez; el encargado de la Administración Tributaria Provincia (ATP), Ricardo Pereyra; y el subsecretario de Empleo, Sebastián Agostini.



“El objetivo es seguir trabajando para mejorar los históricos índices positivos que en materia de trabajo se registraron en el Chaco en los últimos tres años y medio”, dijo el primer mandatario provincial.



Hubo una evolución significativa en materia de empleo privado formal en el periodo 2008-2011, “contabilizando industrias, comercio, servicios y construcción estamos superando los 80.000 empleos, registrados en la AFIP”, apuntó el jefe del Ejecutivo Capitanich y agregó que “si se suman otros registros, como por ejemplo el de efectores social, a través del tema del monotributo social, o el empleo doméstico, se está superando los 100.000 en los próximos meses”.



Del mismo modo, el gobernador recordó que en el último trimestre de 2007 la provincia registraba una tasa de desocupación de 11,1 por ciento pero que en el mismo periodo de 2010, esa cifra descendió al 3,6 por ciento.



“Además, según la evolución, se espera una proyección de sólo 2,2 para 2011”, comentó Capitanich.Más allá de quedarse con las cifras positivas, señaló que si bien la disminución del desempleo fue “abrupta”, todavía se debe trabajar en varios puntos como ser la baja tasa de actividad relativa y la alta informalidad laboral”.



PRÓXIMO DESAFÍO: MAYOR REGULARIZACIÓN DE EMPLEOS



Capitanich reiteró que durante su gestión se implementaron varios incentivos para la regularización del empleo informal. “Con la ley 26.476, promovida por el Estado nacional, y junto con el acuerdo que hemos suscripto con la AFIP, logramos 3.336 trabajadores regularizados en este último tiempo, y es porque subsidiamos las contribuciones patronales”, señaló.



El mandatario recordó la puesta en marcha el decreto 1.379 -del 8 de julio de 2011-, que establece la plena vigencia de controladores laborales, con el objeto de establecer mecanismos de fiscalización en distintos comercios y empresas, a través de la participación de las entidades sindicales y representativas de los trabajadores.



“Se da un mecanismo claro, por ejemplo: un obrero de la construcción no registrado, hace pasible al Estado de la suspensión del pago de los certificados de obras, hasta tanto se regularice la situación del trabajador. En otro caso, un proveedor del Estado no puede participar en una licitación ante una detección de informalidad. Es decir, que se promueven y aplican medidas con el objeto de estimular la regularización laboral”, manifestó.



“En estimaciones que hemos realizado, comprobamos que podríamos regularizar unos 30.000 empleos que son informales”, agregó.



LA LEY DE CORRESPONSABILIDAD GREMIAL



Uno de los instrumentos para lograr una mejor regularización de los empleos es la ley 26.331, de corresponsabilidad gremial. “La corresponsabilidad gremial significa la estructuración de un fondo de seguridad social, sobre la base de una parte del producido de la venta del producto. Por ejemplo, cuando se vende tabaco, una cuota parte de esos recursos va al fondo de seguridad social para que el trabajador tenga obra social y jubilación cuando corresponda, así como la cobertura de riesgo de trabajo, más el salario familiar”, graficó.



En el Chaco, justamente el sector tabacalero se sumó a dicho convenio permitiendo que cientos de trabajadores tengan acceso a todas las previsiones de las leyes laborales.



Sin embargo, uno de los problemas que se da con el sector es que muchos trabajadores esgrimen su situación de beneficiarios de distintos programas sociales, ya sea una pensión contributiva o la Asignación Universal por Hijo. “Ellos no pretenden renunciar a ningún tipo de beneficios, aún cuando el Estado nacional ha estipulado mecanismos para sostener los mismos. Es justamente en ese punto donde debemos trabajar para mejorar y lograr que se incorporen al régimen de corresponsabilidad gremial”, comentó.