Lunes, 18 Julio, 2011 - 13:54

En Sáenz Peña
Pánico en un boliche cuando tiraron gas pimienta

Jóvenes que estaban festejando un cumpleaños en un local bailable Password ubicado en la calle 3, entre 10 y 12 en la zona céntrica de Sáenz Peña,  pasaron por una situación alarmante, cuando comenzaron a sentirse mal y a descomponerse luego que alguien arrojara  gas pimienta, sostuvieron testigos.

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042
Este incidente ocurrió alrededor de las 6 del  sábado. En este caso no intervino la policía, aparentemente no hubo denuncia alguna por este hecho, solo intervino la Dirección de Transito y Salud Publica que envió dos ambulancias para asistir a los jóvenes que estaban muy mal.



El síntoma generalizado en los jóvenes fue tos, estornudos y principio de asfixia; por lo que abandonaron el lugar inmediatamente. En un primer momento pensaron que se trataba del humo que normalmente tiran en los boliches pero, después comprobaron que eran muchos los afectados y que no se trataba de una situación normal. Los jóvenes debieron abandonar el lugar y a los pocos minutos tomaron la calle muy descompuestos y hasta hubo personas desmayadas y otras vomitando.



Los jóvenes que asistieron esa noche al local aseguran que esta “extraña maniobra habría sido provocada por alguna persona que tiro dentro del boliche gas pimienta”. Afirmaron que habrían sido un total de dos o tres “bombitas” las que habrían arrojado dentro del lugar repleto de jóvenes a esa hora de la mañana. Esta versión comenzó a tomar cuerpo en la mañana de este lunes, cuando fueron los propios jóvenes quienes se manifestaron por mensajes de textos a los medios, fecebook, correos electrónicos explicando lo que habían vivido el fin de semana en el boliche.



La versión más fuerte que circula es que se envió a otra persona extraña para desalojarlo el local bailable que todos los fines de semana ve colmado sus instalaciones y no así en el resto que no se llena tanto.



Los jóvenes manifestaron que fue una maniobra de la competencia de otros boliches, para que desalojen ese local bailable y quede mal parado ese propietario y que toda esa gente que salió de ahí vaya a los otros que no se llenan tanto.

Afortunadamente, tras el incidente no hubo heridos, solo los síntomas propios de este tipo de maniobras.