Lunes, 18 Julio, 2011 - 08:53

Corrientes
Hace dos años lo hirieron de cinco balazos y ahora de siete

El protagonista de ambas historias, ocurridas en la ciudad de Corrientes, tiene 30 años, se llama Víctor Daniel Romero y le dicen “Toto”.Parece increíble pero el hombre alcanzado por esa cantidad de proyectiles estaría fuera de peligro. En mayo de 2009 intentaron matarlo en una riña callejera. El viernes también quisieron asesinarlo.

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042
La primera vez, en una pelea callejera, fue herido de cinco balazos con una pistola calibre 9 milímetros y se salvó. Pasaron poco más de dos años y nuevamente intentaron matarlo, esta vez de siete disparos. Sin embargo el hombre, quien parece indestructible, “volvió a zafar”, al punto que ya se encontraría fuera de peligro.



El último viernes, a las 20:30, “Toto”, quien según la Policía cuenta con amplio prontuario delictivo, ingresó a la guardia del Hospital Escuela con dos impactos en el abdomen que le afectaron el colon y la cadera; otro tiro lo sufrió en el brazo derecho y los cuatro restantes en las piernas.



Un automovilista dijo que esa noche pasaba por el populoso barrio Galván, en la esquina de avenida Teniente Ibáñez y Elías Abad, cuando varios vecinos le hicieron señas y pidieron que llevara a Romero hacia el establecimiento médico, a lo que él accedió.



La Policía supo que se produjo un incidente, al parecer en el interior de esa barriada, cuando la víctima de la balacera entraba a quirófano.



¿Qué pasó? Según los pocos datos que brindó el involucrado, él estaba en la vía pública, cerca de aquella esquina, cuando un motociclista que usaba un casco negro pasó a su lado y comenzó a dispararle, con un arma de fuego calibre 22 o 32.



Cuando las autoridades de la comisaría Segunda acudieron al presunto escenario del tiroteo para recabar información ningún vecino aportó datos. Nadie quiso hablar.

La sospecha de los investigadores es que se trató de un posible “ajuste de cuentas”.



En esta línea de presunciones volvió a la memoria el otro episodio que tuvo a “Toto” como principal protagonista. Fue en la madrugada del domingo 3 de mayo de 2009, cuando le pegaron cinco tiros en calle Cabeza de Vaca al 1100, en el barrio Pío X, frente a una casa donde festejaban un cumpleaños de 15 y en el que debía actuar la banda de música tropical “Cumbia en Base”.



Por aquel suceso, la madre de Romero hizo declaraciones públicas y expresó que a su hijo “quisieron fusilarlo y lo atacaron a traición. Estaba en casa de unos amigos, lejos de esa fiesta y al recibir un llamado salió a la vereda a atender.



Ahí fue que se inició todo”, dijo la mujer, y precisó que tres balas impactaron en las piernas dejándole los huesos con fisuras; otra en el estómago que le perforó el intestino y otra muy cerca del ojo.

Sin embargo, una vecina del barrio brindó otra versión de lo que supuestamente ocurrió esa madrugada. En referencia a Romero, la testigo dijo que “él también estaba armado. Tenía dos armas en la mano”.



Esa persona agregó que la pelea se inició en una esquina y que después de unos minutos los jóvenes comenzaron a los tiros.



En la última década, “Toto” fue señalado por la Policía como el supuesto autor de una seguidilla de robos, la mayoría bajo la modalidad de arrebato.



Varias veces estuvo detenido y hospitalizado. Por ejemplo, una vez lo agarraron después de un fallido robo y persecución que finalizó con él y un amigo chocando de frente, en una moto, contra un patrullero en el barrio 17 de Agosto. 



Fuente: Diario Época