Jueves, 14 Julio, 2011 - 18:41

Villa Ángela: Suicidio de un joven de 22 años

En el mediodía de este miércoles en Villa Ángela, un joven de 22 años se suicidó descerrajándose un tiro con un revólver calibre 22. Al momento del hecho el joven se encontraba solo, en el domicilio que compartía con su concubina. Fue trasladado al Hospital 4 de Junio de Sáenz Peña pero ya arribó sin vida.

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042
En el mediodía de este miércoles, un joven de 22 años se suicidó descerrajándose un tiro en el parietal derecho con un revólver calibre 22 largo de 10 alvéolos y cargado con 8 proyectiles. El hecho ocurrió a las 12:20 horas en calle Fray Mamerto Esquiú, quinta número 232 ubicada en el extremo sur de Villa Ángela. En el momento de ocurrido el lamentable hecho, el joven se encontraba solo, en el domicilio que compartía con su concubina. Rápidamente fue trasladado al Hospital local para luego ser derivado al Hospital 4 de Junio de Sáenz Peña, nosocomio al que llegó sin vida.



El joven A.M. presentó de acuerdo al informe médico, “herida en la cien derecha, con orificio de entrada y sin orificio de salida”.



Según informaron fuentes ligadas a la investigación el joven dejó un manuscrito que venía completando hace un tiempo en el cual mencionaba sus motivos para quitarse la vida, reconociendo un fuerte vínculo con su madre, que falleció electrocutada hace alrededor de 5 años.



En el escrito menciona “quiero ir donde está mi madre”, asimismo da a conocer la imposibilidad con su pareja de “tener hijos” y reflexiona, siempre según su escrito que “la vida no me sirve para nada, sino puedo tener hijos, así que prefiero ir donde está mi mamá”.



A medida que transcurre la carta que fue escribiendo en determinadas fechas, confiesa su temor a la muerte diciendo “tengo miedo a la muerte, no sé que habrá después, pero de todas formas mi decisión está tomada, voy a vencer el miedo para matarme”



Explicaron que en la mañana de este miércoles el joven desarrolló sus tareas normalmente junto a su padre, cuando llegó a su domicilio se encontró solo, por motivos circunstanciales su concubina no estaba. Amigos y familiares desconocían si tenía algún otro motivo para tomar la determinación ya que “nunca hablaba de nada que le estuviera ocurriendo” según mencionaron.

Antes de tomar la decisión final, el joven envió un mensaje de texto a un amigo en el que escribió, “gracias por todo amigo y avisale a mi papá que me voy a matar”. El receptor del mensaje llamó telefónicamente al padre para ponerlo en aviso de la situación, pero cuando ambos llegaron al domicilio el hecho ya había sido consumado.