Sábado, 9 Julio, 2011 - 09:36

Opinión de nuestros lectores
Si no votan en Agosto, no podrán en Octubre
¿Apenas un detalle?

Parece haber pasado como una declaratoria más la advertencia de la jueza María Servini de Cubría cuando afirmó, en la tarde del miércoles pasado, que no podrán votar en los comicios generales del 23 de octubre todas aquellas personas que no participen de las elecciones primarias del 14 de agosto.

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042
Más todavía. Queda incluso la impresión de que estos dichos no hicieron más que reflejar lo conversado -al menos informalmente- con los representantes de los partidos políticos, toda vez que la jueza hizo la llamativa advertencia luego de la reunión que mantuvo esa misma tarde con los apoderados de todas las fuerzas nacionales, como paso previo a oficializar las boletas.



Sin embargo, aún cuando esto se haya dicho por boca de una jueza federal, repugna al sentido común que se condicione el derecho a sufragar para elegir el próximo Presidente de la Nación, a la participación obligatoria en una elección anterior que, aún cuando sea una ley vigente y reglamentada, solo versa, en definitiva, sobre la selección de pre candidatos para los comicios de octubre. Esto será importante y saludable pero –comparativamente- de escaso valor respecto de las elecciones generales.



En efecto, no se está frente a elecciones equiparables entre sí. Por el contrario, son cualitativamente distintas. El derecho constitucional de elegir a un próximo Presidente tiene tal envergadura y densidad, que dista en mucho de la importancia de las elecciones de agosto, tanto es así que estas últimas bien podrían suspenderse y en poco alteraría a los comicios de octubre.



Tanto la Constitución Nacional como el Código Electoral del ’83, en la letra pero también en el espíritu de la norma, se expresan de un modo excelso sobre el derecho ciudadano de elegir a sus representantes. Por caso, el artículo 10 del Código Electoral, reza que el elector que se considere “privado del ejercicio del sufragio podrá solicitar amparo por sí, o por intermedio de cualquier persona en su nombre, por escrito o verbalmente, denunciando el hecho al juez electoral o al magistrado más próximo o a cualquier funcionario nacional o provincial, quienes estarán obligados a adoptar urgentemente las medidas conducentes para hacer cesar el impedimento, si fuere ilegal o arbitrario...”



No se trata, pues, de justificar con liviandad el incumplimiento cívico de quien no concurra a las primarias de agosto. Pero una eventual sanción a dicha conducta no puede consistir en la privación arbitraria de un derecho constitucional, tan fundamental, de tanta entidad institucional y tan determinante para la vida democrática de un país, como es el hecho de votar en una elección donde se elegirá, entre otros, al Presidente de la Nación.