Jueves, 7 Julio, 2011 - 17:53

Organismo Internacional destacó las políticas rurales de Chaco

Directivos del Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola (FIDA) visitaron Chaco para evaluar el impacto del PRODEAR y nuevos programas provinciales de desarrollo rural. Destacaron la calidad del trabajo realizaron.

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042
Los miembros del Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola (FIDA), encabezado por su presidente, Kanayo Nwanze, llegaron este jueves al Chaco con el fin de evaluar el impacto que ha tenido en la provincia el Programa de Desarrollo Rural de Áreas Rurales (PRODEAR).



Además elevarán a la Junta Ejecutiva del organismo internacional proyectos de la provincia para fortalecer la agricultura familiar.



El gobernador, Jorge Capitanich, explicó que el Gobierno y la FIDA tienen el desafío de promover asistencia técnica y financiera a la comunidad rural. El objetivo es fortalecer las organizaciones de los consorcios de servicios agrícolas, garantizar la certificación de agricultura de calidad, autoconsumo, producción ganadera y forestal de manera sustentable con el medio ambiente.



“Promover un incremento de la productividad y lograr que definitivamente la agricultura familiar pueda emerger como productor de bienes agroalimentarios para satisfacer la demanda interna y mundial, es una de las metas de esta gestión”, señaló Capitanich.

Por su parte el presidente de FIDA, Kanayo Nwanze, valoró el accionar del gobernador en las políticas públicas implementadas para fortalecer el desarrollo rural del Chaco. En este contexto aseguro que desde el organismo internacional consideran a los pueblos rurales como el futuro del mundo. “Siempre nos interrogamos sobre quién va a alimentar al mundo, es por eso que invertir en las familias, en las mujeres y jóvenes rurales es una decisión muy inteligente”, remarcó Nwanze.



“NOS ENTUSIASMA INVERTIR EN EL CHACO”

Hace 2 años que el Fondo “decidió reinventar y reactivar nuestros programas en el Chaco”, señaló el presidente de FIDA. Mientras que apreció las políticas implementadas por medio de las que los pueblos rurales han podido organizarse para tener acceso a los servicios financieros y a los mercados, así como incrementar su propio capital económico para poder llevar de esta forma una mejor vida.



“A FIDA nos entusiasma mucho invertir en el Chaco, porque está todo ‘muy bien ensamblado’”, remarcó Nwanze. “Sin el compromiso de las más altas autoridades del Gobierno nuestros programas no funcionan. Aquí en el Chaco hay un gobernador que habla nuestro idioma en cuanto a desarrollo agrícola y rural, tiene claras visiones y objetivos de progreso. Con ello ya tenemos la mitad de nuestro trabajo realizado”, enfatizo.





CHACO Y SUS POLÍTICAS RURALES

Ante los miembros del FIDA, Capitanich explicó las políticas públicas que se implementan en la provincia. Nombró la importancia de la regularización de tierras para productores rurales, cifra que asciende a 1.800 títulos entregados.



Además hizo referencia a los incentivos para el arraigo a las tierras rurales a través de la construcción de 1.400 viviendas, con el fin de llegar a la meta de 5.000 unidades habitacionales en 5 años.



También explicó los alcances de los programas de electrificación rural, los protocolos productivos por medio de los consorcios rurales, el financiamiento para pequeños y medianos productores, y la integración de estos programas con la implementación de metas financieras, técnicas y de producción para promover el autoconsumo de la población rural.



A estas políticas públicas, se suman el acceso de las familias rurales al sistema de salud con la construcción de más centros de salud y hospitales. Además, resaltó el desarrollo educativo, donde el Chaco tiene 60.000 alumnos en zonas rurales que asisten a 1.100 establecimientos educativos, muchos se los cuales contemplan un sistema de albergue para los hijos de los productores



Otros de los puntos enunciados por el gobernador fueron el desarrollo de infraestructura predial para productores granaderos, programas de interacción entre el INTA, el Ministerio de Producción e inversores internacionales y el programa de consorcios de caminos rurales.





UNA IMPORTANTE OPORTUNIDAD PARA LA POBLACIÓN RURAL

El Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola (FIDA) es una institución financiera internacional y un organismo especializado de las Naciones Unidas dedicado a erradicar la pobreza y el hambre en las zonas rurales de los países en desarrollo.



Por medio de préstamos con bajos tipos de interés y donaciones este organismo internacional elabora y financia programas y proyectos que dan a los pobres de las zonas rurales la oportunidad de salir de la pobreza.



Actualmente reciben apoyo del FIDA 198 programas y proyectos de erradicación de la pobreza que están en curso de ejecución y cuyo valor total asciende a USD 6.900 millones.



El FIDA ha invertido en estas actividades unos 3.200 millones de dólares. Varios asociados, entre ellos gobiernos, donantes y la propia población rural pobre, han aportado también cofinanciación.



Desde que inició sus operaciones en 1978, el FIDA ha invertido más de 12.900 millones de dólares en 766 programas y proyectos en 115 países y territorios de todo el mundo. En su lucha contra la pobreza actúa en calidad no sólo de prestamista, sino también de defensor de los intereses de la población rural pobre.



Gracias a estos programas y proyectos unos 316 millones de pequeños agricultores, pastores, pescadores, trabajadores sin tierra, artesanos y pueblos indígenas han ido consiguiendo mejorar su existencia y la de sus familias.