Miércoles, 6 Julio, 2011 - 13:23

Docentes de todo el Chaco participaron del Foro Educativo

El martes a la tarde se desarrolló el octavo Foro Educativo Provincial, en el Colegio Itatí de Resistencia. Fue presidido por el ministro de Educación, Francisco Romero, quien reiteró que a través de un debate socio crítico, que tenga el consenso de docentes, alumnos, padres y el propio Estado, se pretende restituir a partir de 2012 un contrato pedagógico con inclusión, calidad y excelencia educativa para Chaco.

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042
El ministro de Educación, Francisco Romero presidió el martes, en el salón auditorio de la UEP Nº 18 Nuestra Señora de Itatí de Resistencia, el octavo foro educativo “Hacia un nuevo contrato pedagógico, con inclusión, calidad y excelencia educativa”. Reunió a cerca de 400 docentes, alumnos y padres miembros de comunidades educativas de la Región Educativa 8, con sede en Resistencia.



EJES DE DISCUSIÓN

Funcionarios provinciales, docentes de todos los niveles y modalidades, supervisores y la comunidad en general discutieron durante cinco horas la agenda pedagógica que la educación pública chaqueña necesita. Teniendo en cuenta los ejes y lineamientos del foro: ¿Qué debe enseñar la escuela? y ¿Qué necesitamos que aprendan los alumnos?; Escuela abierta: rol de la comunidad: Consejos Escolares; ¿Cómo convivir mejor entre los miembros de la comunidad escolar? (directivos, docentes, alumnos, padres y organizaciones sociales). Acuerdos; ¿Debemos pensar en tiempos y espacios escolares diferentes?; Demanda de la realidad local para la Formación Superior; Educación Intercultural Bilingüe y Plurilingüismo y Educación Integral: Educación Física, Educación Artística, ESI y Educación Ambiental; y Evaluación que fue agregado a pedido de los participantes del foro de Villa Ángela. Los presentes hicieron planteos y propuestas para sentar las bases para concretar el contrato pedagógico al inicio del ciclo lectivo 2012, un proceso similar de consenso que se concretó para elaborar la nueva Ley de Educación Provincial.



El ministro explicó que los aportes y conclusiones que se realicen serán plasmados en 20 o 25 puntos del contrato pedagógico para el 2012, donde docentes, alumnos, padres y el Estado asuman responsabilidades, la confianza, expectativas y los compromisos de quienes pretenden que “la escuela sea el lugar para aprender”, porque “la clave es recuperar los aprendizajes en matemática, lengua, ciencias sociales y naturales como cultura del esfuerzo y sacrificio con los valores éticos y solidarios”. Dijo que pretende que esto se transforme en un plan quinquenal que se trabaje la calidad y la excelencia educativa y que evalúe año a año a través del Operativo Provincial de Evaluación.



COMPRENDER LA REALIDAD PARA TRANSFORMARLA


“De qué hablamos cuando hablamos de contrato pedagógico inclusión y calidad educativa” planteó el ministro Romero. Para contextualizar el debate de este foro, el ministro señaló que se pretende discutir desde el “paradigma socio crítico” y desde ahí “definir al conocimiento, no como mera transmisión como lo hace el positivismo, no como interpretación sino, simplemente como lo hacía el paradigma interpretativo: definir al conocimiento como el instrumento que permite la comprensión de la realidad para su transformación”.



LAS CLASES DE APRENDIZAJES PARA

ALCANZAR LA CALIDAD EDUCATIVA

El ministro Romero explicó las clases de aprendizajes donde se conceptualiza a la calidad educativa, que fueron desarrolladas en un informe para la UNESCO realizado en 1996 por el político francés Jacques Delors, estas son: “aprender a conocer (hambre y sed de conocimiento, nuestra función inaugurar genuinas preguntas), aprender a hacer, aprender a convivir y compartir con el otro y aprender a ser”, “para aprender a pensar por nuestros propios medios”.

En este sentido, el ministro dijo: “Estamos atravesando el proceso de inclusión en Chaco, que es la condición elemental básica para que la calidad educativa de Delors sea posible” para transformar la escuela pública.

Para ello, señaló que se debe trabajar por la “democratización en el acceso y apropiación de los conocimientos”, con la reinclusión más equitativa
de los que fueron excluidos del sistema educativo, “fomentando la lectura especialmente porque “las palabras que nos faltan, son los libros que no leímos”.



LA ALFABETIZACIÓN INTEGRAL DEL CIUDADANO


Romero desarrolló un informe de la UNESCO de 2007 sobre alfabetización del siglo 21, que incorporó los “factores asociados” las condiciones materiales, simbólicas, culturales e institucionales para que sean posibles la calidad y la excelencia educativa, con lo cual incorporó la alfabetización integral del ciudadano. De este modo, explicó que se analizará todo y cada uno de los distintos conceptos y las distintas categorías de análisis de inclusión y calidad, esos dos conceptos fundamentales donde señaló que se radican las diez clases de analfabetismo (y a continuación los enumeró y desarrolló a cada uno): el pleno o absoluto, el inicial o del primer ciclo, el social, el funcional, el cultural, el tecnológico, el científico, el académico, el artístico estético y el político de formación ética y ciudadana.



“LA ÚNICA TECNOLOGÍA IRREMPLAZABLE ES LA DEL DOCENTE”


Al respecto subrayó que si bien es importante en la escuela del siglo 21 poder incorporar las nuevas tecnologías para fortalecer los aprendizajes “democratizando los conocimientos”, pero “no se puede dejar de ver la única tecnología irremplazable es la del docente con convicción de enseñar siempre lo mejor“.



“Es cierto, podemos educar para la resignación o podemos educar para la emancipación” y “convertir el problema en una épica para comprender mejor el mundo donde vivimos y deseamos transformarlo” sostuvo el ministro.




Ante el cuadro de situación planteado, el jefe de la cartera educativa manifestó que un aliciente para encarar el desafío de transformar la realidad educativa con calidad y excelencia es que se cuenta con una nueva Ley Provincial de Educación, que surgió producto del más amplio consenso de todos los actores de la comunidad educativa, que “recupera desde la desestructuración y fragmentación del conocimiento los sentidos de la escuela pública”. “Por eso, necesitamos un Nuevo Contrato Pedagógico que exprese la fe social entre lo que se espera de la escuela y lo que la escuela puede ofrecerle” aseguró Romero para finalizar.