Martes, 5 Julio, 2011 - 21:59

Llegó el invierno pero los guantes se hacen esperar

La ola de frío arremetió también contra el paralelo subtropical. En el Chaco, tórrido casi todo el año y más propicio para sofocarse por la canícula que para pechear el céfiro, se suele especular: “Una tricota y un saquito y listo”. Nada que ver.

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042
Este invierno tardío algunos descubrimos que el vocablo “tornillo” (usual en el Sur y aceptado por la Real Academia como argentinismo) tiene otra aplicación aparte de la designación de un herraje. Dios nos libre y guarde, qué fresquete.



Y ahora sí, la denuncia: señores, entre el viernes y el lunes recorrimos casi veinte comercios céntricos especializados en la venta de indumentaria para toda la familia. Ofrecían de todo menos guantes.



Sabido es que no promovemos la venta ilegal de artículos de ninguna clase, por lo que nos abstuvimos de adquirir en puestos callejeros los célebres “guantes mágicos” (esos que se adaptan ergonómicamente a la forma de las manos), pero hay que reconocerlo: mientras el bolichero amigo nos ofrecía pulóveres con mucho polyester como alternativa porque “No… de guantes, nada…” (¡¿Están esperando que llegue la primavera?!), los veloces competidores amantes de las manufacturas chinas se hacían “la América”.



Nota de cierre: las tiendas generalistas, que no por grandotas son tontas, ya los están vendiendo como pan caliente.