Martes, 5 Julio, 2011 - 07:00

Jóvenes saenzpeñenses rindieron homenaje a Hipólito Irigoyen

En el busto ubicado en la Avenida 1 y 2 de la ciudad de Sáenz Peña, jóvenes pertenecientes a la UCR local colocaron una ofrenda floral por el 78 aniversario de la muerte de Hipólito Irigoyen. Lamentaron la ausencia de autoridades partidarias, funcionarios municipales y concejales.

Mandá tu info, fotos, videos o audios al 3624518042
Un grupo de jóvenes radicales acondicionó la plazoleta de avenida 2 y 1 de la ciudad de Sáenz Peña para luego colocar una ofrenda floral al pie del busto de Hipólito Irigoyen.

Estuvieron presentes entre otros dirigentes el candidato a concejal contador Horacio Maglio y el próximo presidente del circuito Dr. Roberto José Okulik.



Llamó la atención la ausencia total de funcionarios, concejales y autoridades partidarias y por primera vez en mucho tiempo no se realizó la tradicional misa en memoria del fundador de la Unión Cívica Radical.



De todas formas los jóvenes de la UCR local no quisieron dejar pasar esta fecha tan importante y recordaron a este ejemplar político, señalaron en consecuencia que “en este año político y de muchas actividades, es bueno para un poco y recordar a quien fue uno de los fundadores de nuestro partido” indicó uno de los jóvenes presentes. Agregando luego que “los ejemplos de la vida de Irigoyen deben estar hoy mas presentes que nunca”.



“Juan Hipólito del Corazón de Jesús Irigoyen, demostró a lo largo de su vida, una profunda vocación política” dijo Horacio Maglio agregando que “Don Hipólito, mostró gran versatilidad en el desempeño de diversas funciones, comisario de policía en el barrio de Balvanera, presidente del Consejo escolar de la misma ciudad, profesor de historia, filosofía e instrucción cívica, estudiante de abogacía, diputado, terrateniente, jefe revolucionario y presidente de la República Argentina. Finalmente Maglio agradeció a los organizadores la iniciativa del homenaje y los instó a imitar al fundador del partido.



Hipólito Irigoyen durante los años que ejerció la docencia, entre 1880 y 1905, donó sus honorarios al Hospital de Niños.



Participó y lideró numerosas revoluciones, que si bien fracasaron en sus objetivos concretos, prepararon el terreno para la implementación de la Ley Sáenz Peña.